Resultados para:
Todas las categorías
    Menu Cerrar
    Volver a todos

    Conceptos básicos del funcionamiento y mantenimiento de la centrífuga - PARTE II

    4: ¿Qué precauciones de seguridad se deben tomar al trabajar con una centrífuga?

    Asegure una superficie de trabajo sólida y nivelada

    Asegúrese siempre de que la centrífuga esté en una superficie adecuada antes de la operación.

    Equilibrar la centrífuga

    Hacer funcionar una centrífuga desequilibrada puede causar daños importantes y lesionar al operador y al resto del personal del laboratorio. La masa total de cada tubo debe ser lo más cercana posible; esto se vuelve cada vez más importante a velocidades de rotor muy altas. Es aconsejable equilibrar las masas al 0,1 gramo más cercano, y es importante equilibrar los tubos por masa, no por volumen. 

    No abra la tapa mientras el rotor está en movimiento. Muchas centrífugas tienen un "cierre de seguridad". Sin embargo, esto solo detendrá la energía del rotor, que seguirá girando debido a su propia inercia durante algún tiempo hasta que se detenga por fricción. Si la centrífuga se tambalea o se sacude, tire del tapón.

    Un poco de vibración es normal, pero cantidades excesivas pueden significar peligro. Primero, verifique que los tubos estén correctamente equilibrados. Si esto no resuelve el problema, no opere la centrífuga hasta que haya sido reparada por el fabricante o distribuidor.



     

    5: ¿Cómo se equilibra una centrífuga?

    Por qué necesita equilibrar una centrífuga

    Antes de poner en marcha la centrífuga, es necesario cargarla correctamente. Equilibrar la centrífuga evita posibles daños al instrumento y es fundamental para un funcionamiento seguro.

    Cómo equilibrar una centrífuga

    1. Asegúrese de que todos los tubos de muestra estén llenos uniformemente. Si se requieren tubos adicionales para equilibrar, llénelos con agua o un líquido de densidad similar a la muestra y asegúrese de que la masa esté equilibrada al 0,1 gramos más cercano.

    2. Por cada tubo insertado en el rotor, agregue un tubo de igual peso directamente enfrente de él. Esto asegurará que el centro de gravedad permanezca en el centro del rotor.

    3. Gire el rotor 90 ° y agregue dos tubos adicionales directamente uno frente al otro.

    4. Repita.

    ¿Cómo equilibrar 3 tubos, 5 tubos o 7 tubos en una centrífuga con 12 posiciones?

    Hay dos formas de equilibrar tres tubos. La primera opción es insertar tres tubos de muestra uno al lado del otro y crear tres tubos de equilibrio que se colocarán directamente frente a los tubos simples.

    Alternativamente, se pueden colocar tres tubos de muestra uniformemente alrededor del rotor.

    Para equilibrar cinco tubos, cree un tubo de equilibrio y coloque dos juegos de tres tubos uno frente al otro.

    Para equilibrar siete tubos, cree un tubo de equilibrio y coloque dos juegos de cuatro tubos uno frente al otro. 



     

    6: ¿Cómo se mantiene una centrífuga?

    Cuidado y mantenimiento de la centrífuga

    Unos pocos simples pasos pueden mantener una centrífuga funcionando correctamente y reducir el riesgo de daños o lesiones.

    Mantenga la centrífuga debidamente lubricada. Las juntas tóricas son la principal fuente de protección contra fugas de muestras y deben lubricarse antes de la instalación de un nuevo rotor o después de la limpieza. Todos los componentes roscados también deben limpiarse con regularidad y lubricarse con una grasa aprobada para garantizar un funcionamiento adecuado y evitar la corrosión y las roscas cruzadas.

    Asegúrese de que todos los usuarios sepan cómo operar correctamente la centrífuga, lo que incluye asegurarse de que los recipientes estén correctamente asentados en sus pasadores, equilibrar los tubos en el rotor, operar los rotores dentro de las pautas establecidas para la velocidad y la masa máxima del compartimiento y evitar rayar el rotor.

    Inspeccione los componentes críticos y busque signos de desgaste, incluidos arañazos o efectos de la exposición química en el rotor.

    Preste mucha atención al ruido, vibración, sacudidas o rechinamiento y detenga la unidad inmediatamente si esto ocurre.

    Limpieza de la centrífuga

    Limpie periódicamente la centrífuga con soluciones de limpieza neutras (alcohol o desinfectante a base de alcohol) aplicadas con un paño suave a los rotores y accesorios. La limpieza diaria debe incluir la parte interior de la centrífuga, la cámara del rotor y las superficies con componentes electrónicos, como pantallas táctiles y teclados.

    Es importante conocer los diferentes tipos de muestras que se utilizan con la centrífuga y los productos o protocolos específicos necesarios para limpiar los derrames.

    Fuente: LabManager

    Comentarios
    Deja tu comentario Cerrar