Resultados para:
Todas las categorías
    Menu Cerrar
    Volver a todos

    Factores de riesgo ergonómico en el laboratorio

    La prevención de lesiones ergonómicas comienza con la capacitación adecuada y la comprensión de cinco factores de riesgo comunes.

    La salud y la seguridad de los científicos dependen directamente del conocimiento, la conciencia y el respeto del director del laboratorio por la ergonomía en el lugar de trabajo. Si el director del laboratorio no hace de la ergonomía una prioridad y una parte inherente del laboratorio, los científicos que trabajan en el laboratorio tampoco lo harán.

    Muchas lesiones ergonómicas comienzan con signos y síntomas como músculos tensos y adoloridos en el cuello y en la espalda media y baja. Otra queja común es el dolor en la mano o el pulgar. Estos síntomas eventualmente conducen a trastornos musculo-esqueléticos, como distensiones, trastornos por sobreesfuerzo, síndrome del túnel carpiano o tendinitis del codo. Estos son los tipos de lesiones más comunes en el laboratorio, sin embargo, muchas de estas lesiones se pueden prevenir con prácticas ergonómicas adecuadas.

    Además de la seguridad y el bienestar del personal del laboratorio, el costo financiero de las lesiones ergonómicas es sustancial. Lesiones como esta, combinadas con el tiempo fuera del trabajo, afectan la productividad general del laboratorio y la viabilidad de la investigación y el desarrollo.

    Cinco ejemplos de peligros ergonómicos en el lugar de trabajo del laboratorio

    1. Movimiento repetitivo al trabajar en el laboratorio

    El movimiento repetitivo es realizar el mismo patrón de movimiento una y otra vez. Hay muchas tareas en el laboratorio que son muy repetitivas y pueden repetirse varias veces en un minuto, más de 60 minutos, durante un día completo, todos los días, miles de veces. Esa repetición pasa factura.

    Factores de riesgo ergonómico en el laboratorio
    Algunas tareas comunes incluyen:

    • Pellizcar y agarrar repetidamente
    • Movimientos repetitivos del pulgar o de los dedos con el uso de pipetas
    • Agitar líquidos
    • Retirar, reemplazar o girar tapas o tapones
    • Verter en viales y vasos de precipitados

    Como ejemplo, considere el uso de una placa de 96 pocillos llena con una pipeta de un solo canal. Una placa requiere 96 repeticiones con la pipeta. Si se llenan 10 platos en 15 minutos, se producen 960 repeticiones. En una hora, esto aumenta a 3.840 repeticiones usando los mismos patrones de movimiento una y otra vez con la misma parte del cuerpo.

    Para reducir la exposición a movimientos repetitivos, evalúe la tarea para ver si se puede llevar a cabo de manera diferente. En lugar de realizar una hora consecutiva de pipeteo, deténgase e interrumpa la tarea para descansar, estirarse o realizar una tarea alternativa que no requiera los mismos patrones de movimiento. Muchos científicos continúan sosteniendo la pipeta incluso cuando no la están usando activamente. Colocar la pipeta en un portador al alcance de la mano permite que la mano se relaje.

    Otra opción es utilizar una pipeta multicanal para ayudar a reducir la repetición, pero no la elimina por completo. La única forma de reducir o eliminar de forma eficaz las tareas de alta repetición es mediante la introducción de la automatización

     

    2. Esfuerzo forzado trabajando en el laboratorio

    Muchas tareas requieren que empuje con fuerza con las manos, el pulgar o los dedos para realizar una tarea manual. Este factor de riesgo se conoce como esfuerzo forzado. Esto puede incluir empujar la punta de la pipeta sobre la pipeta o empujar el émbolo con el pulgar, especialmente para expulsar las puntas. Otras tareas manuales de esfuerzo son aislar el pulgar y el dedo índice, como pellizcar o presionar hacia arriba o hacia abajo para tapar manualmente los tubos pequeños.

    Otras tareas a menudo requieren esfuerzos de todo el cuerpo, como levantar, empujar, tirar y cargar. A menudo, la espalda, los brazos y las piernas están involucrados en estas tareas. Los ejemplos incluyen levantar vasos de precipitados grandes, garrafones o contenedores pesados ​​desde el piso o la altura del mostrador hasta un carrito.

    Factores de riesgo ergonómico en el laboratorio

    No es ningún secreto que pipetear puede ser peligroso para los dedos, las manos, las muñecas y hasta el cuello. En un artículo de Biohit titulado Elevando los estándares del pipeteo mecánico, los investigadores afirman: "Si se pipetea más de 1000 muestras por día con una pipeta mecánica, se crea una fuerza total para el pulgar suficiente para levantar un elefante". Es importante reconocer y controlar esto para reducir el riesgo de fatiga y eventualmente una lesión.

    Las estrategias de rotación de tareas, descansos de tareas, uso de pipetas eléctricas con fuerzas reducidas en el pulgar y los dedos e incluso la automatización ayudan a reducir el esfuerzo forzado. Si es posible, cambie de mano para realizar la tarea o busque herramientas manuales que ayuden a facilitar el agarre.

     

    3. Conciencia de la postura cuando trabajamos en el laboratorio

    Uno de los aspectos más importantes de una buena ergonomía es ser consciente de su propia postura. Como punto de partida, es importante comprender la diferencia entre una postura neutral y una no neutral. También es importante reconocer las tareas que pueden hacer que desarrolle una postura incómoda o estática.

    Factores de riesgo ergonómico en el laboratorio

    La postura de pie neutral requiere que la cabeza esté alineada con los hombros, los hombros sobre las caderas, las caderas sobre las rodillas y los pies y los brazos cerca del tronco.

    La postura sentada neutra es la misma, excepto que las caderas se alinean con las rodillas en un ángulo recto (o un poco más alto) y los pies están en el piso, los brazos cerca del tronco y las muñecas alineadas con los antebrazos.

    Es mejor tratar de preservar la postura neutral con la mayor frecuencia posible, especialmente cuando se realiza una tarea sentada o de pie.

    Una distinción importante que se debe comprender es que la postura se basa en la visión y el alcance, donde sus ojos necesitan ver lo que hacen sus manos. También puede basarse en el objetivo visual. ¿Qué se necesita mirar? Estas son las cosas que predicen tu postura.

    Las posturas incómodas son aquellas que se realizan fuera de los 10-15 grados de alineación neutra. Algunos ejemplos de posturas incómodas para el cuello, los brazos y las muñecas incluyen:

    • Postura redondeada o encorvada
    • Flexión del cuello hacia abajo con el uso del microscopio
    • Extensión de la muñeca o desviaciones con el uso de una pipeta o en un teclado y un mouse

    Las posturas estáticas son posiciones sostenidas durante un período de tiempo en el que uno no se mueve mucho. Crean fatiga muscular y eventualmente pueden causar un impacto acumulativo que conduce a la incomodidad. Estas posturas son muy comunes con las tareas de la cabina de bioseguridad y el uso de microscopios.

    Ejemplos adicionales incluyen:

    • Permanecer sentado o de pie demasiado tiempo
    • Pellizco o agarre sostenido; sosteniendo un vaso de precipitados o tubo de ensayo con la mano no dominante
    • Sostener la pipeta durante un período prolongado
    • Usar un microscopio con la cabeza y el cuello empujados hacia adelante o mirando hacia abajo
    • Manteniendo tus brazos alejados de tu cuerpo

    El diseño del entorno de trabajo a menudo es responsable de posturas incómodas, como una superficie de trabajo demasiado baja o demasiado alta, lo que hace que los empleados se sienten hacia adelante o sin apoyo en su silla. Otras posturas incómodas típicas que se observan en el laboratorio incluyen mirar hacia abajo con frecuencia, sostener la pipeta con torpeza, los monitores están demasiado bajos y los teclados o ratones colocados demasiado alto.

    Para mitigar las preocupaciones posturales, mire alrededor del laboratorio y observe las posturas de los empleados en comparación con la altura de las herramientas de trabajo y equipos que se utilizan. A menudo, la solución es simplemente el conocimiento de la postura y saber cómo utilizar correctamente el equipo, así como cómo configurarlo para garantizar una postura neutral.

     

    4. Estrés por contacto trabajando en el laboratorio

    El estrés por contacto es problemático porque da como resultado una reducción del flujo sanguíneo local al área que está experimentando el contacto. Esto puede afectar los músculos y nervios al causar dolor y entumecimiento debido a las fuerzas de compresión.


    Ejemplos incluyen:

    • Estar de pie sobre un suelo duro
    • Apoyar los antebrazos y las muñecas en el borde duro de la mesa de laboratorio cuando se usa un microscopio
    • Sentarse en el borde de una superficie dura o un asiento.
    • Apoyar las muñecas en la superficie del escritorio al escribir o usar el mouse

    Para controlar o reducir el estrés por contacto, tenga cuidado al apoyarse en superficies duras. Utilice reposabrazos para reducir el contacto con el escritorio duro y mantenga los elementos al alcance de la mano. Asegúrese de que los asientos ofrezcan un soporte acolchonado de forma apropiado.

     

    5. Riesgo organizacional en el laboratorio

    Sin un proceso ergonómico implementado, su organización es vulnerable a lesiones. En última instancia, el director del laboratorio establece la prioridad de la ergonomía en el laboratorio. Si el director del laboratorio enfatiza su importancia, también lo harán los científicos. La acción más importante que los gerentes de laboratorio pueden tomar para proteger a sus científicos es fomentar la participación en la capacitación en ergonomía del laboratorio para aprender sobre los factores de riesgo ergonómicos y cómo mitigarlos.

    Factores de riesgo ergonómico en el laboratorio

    Las acciones adicionales que pueden tomar los gerentes de laboratorio son utilizar los servicios de un ergonomista profesional certificado que comprenda las tareas y rutinas realizadas por los científicos del laboratorio y que pueda evaluar la presencia de factores de riesgo ergonómicos y luego desarrollar soluciones prácticas.

    Asegúrese de que el liderazgo ejecutivo de su organización esté comprometido con su proceso ergonómico al designar los recursos necesarios para incluir:

    • Análisis ergonómico del lugar de trabajo (oficina y laboratorio)
    • Medidas de prevención y control de peligros
    • Entrenamiento y educación

    La organización estará mejor si utilizan la ciencia de la ergonomía para reconocer y mejorar las prácticas laborales de los empleados y el entorno de trabajo para un lugar de trabajo más saludable y productivo.

    Fuente: Lab Manager. Ergonomic Risk Factors in the Lab

    Comentarios
    Deja tu comentario Cerrar