Resultados para:
Todas las categorías
    Menu Cerrar
    Volver a todos

    Que tener en cuenta a la hora de elegir una centrífuga para el laboratorio

    Las centrífugas son caballos de batalla clave en muchos laboratorios para separar gases o fluidos según la densidad y el tamaño de las partículas. La fuerza gravitacional hace que las partículas de mayor densidad en relación con el solvente se hundan y las de menor densidad floten hacia la parte superior de la solución. Las diferencias de densidad necesarias para separar partículas dentro de una solución pueden ser muy pequeñas. Hay muchos tamaños y tipos diferentes de centrífugas disponibles para adaptarse a los requisitos de una variedad de aplicaciones. 

    6 preguntas para hacerse al momento de elegir una centrífuga:

    1. ¿Con qué volúmenes de muestra se trabajará?
    2. ¿Qué velocidad y fuerza G se requiere para su aplicación?
    3. ¿Cuánto espacio de laboratorio hay disponible? Hay muchos tamaños diferentes de modelos de mesa y de pie disponibles.
    4. ¿Se trabajará con muestras sensibles a la temperatura? ¿Se requiere refrigeración y control de temperatura?
    5. ¿Qué rotores hay disponibles y qué tan fáciles son de cambiar?
    6. ¿Cuenta con características de seguridad adicionales, como mecanismos para evitar que los accesorios excedan las velocidades máximas, o detección de desequilibrio?

    Tip de mantenimiento

    Además de asegurar que todos los usuarios estén debidamente capacitados en cómo operar la centrífuga y de tener cuidado de equilibrar siempre adecuadamente su centrífuga, también es aconsejable mantener la centrífuga correctamente lubricada. Asegurarse de que las juntas tóricas de la centrífuga estén lubricadas después de una limpieza puede ayudar a garantizar un funcionamiento adecuado y evitar la corrosión y los daños.

    Error habitual

    Un error común que se comente al cargar una centrífuga, especialmente en los inicios, es no equilibrar el volumen de líquido que se centrifuga. Si bien la mayoría de los científicos saben que la carga debe equilibrarse, a veces el volumen de las muestras individuales que se colocan es diferente. Esto es especialmente cierto si se renuncia a las mediciones precisas en favor de una estimación visual más rápida. Incluso una pequeña diferencia en el volumen de entrada puede desequilibrar una centrífuga que gira a velocidades suficientemente altas.

    Si estás interesado en adquirir una centrífuga on line no dudes en contactar un asesor, cotizar nuestros equipos y equipar tu laboratorio en pocos días.

     

    Contactanos y estaremos encantados de ayudar.

       

      (011) 2541-1524

      (011) 5218-9706

    Fuente: https://www.labmanager.com/

    Comentarios
    Deja tu comentario Cerrar