Resultados para:
Todas las categorías
    Menu Cerrar
    Volver a todos

    Recomendaciones para el manejo seguro de vidrio en el laboratorio

    Por sus excelentes cualidades el vidrio es el material más utilizado en el laboratorio, ya que éste no reacciona con los reactivos (o lo hace en forma mínima). Su fragilidad, no obstante, puede convertirlo en una fuente de riesgos si no tomamos ciertas precauciones.

    Sus características más salientes son:

    • Resistente a los ataques químicos.
    • Resistente a la abrasión.
    • Estable.

    Si bien estas características lo hacen insuperable para su utilización en el laboratorio químico, el vidrio presenta algunos inconvenientes:

    • Es sumamente frágil.
    • No resiste el choque térmico.
    • No resiste variaciones bruscas de presión.

     

    Accidentes

    Los accidentes más frecuentes producidos por el manejo de material de vidrio en el laboratorio son:

    • Heridas por corte al romperse durante el lavado o al manipular elementos astillados.
    • Rotura de varillas de vidrio.
    • Rotura de olivas al conectar mangueras.
    • Roturas al colocar tapas. 

     

    Cuidados del material de vidrio en el laboratorio

    Entonces, cuál es la forma correcta de utilizar materiales de vidrio en el laboratorio? Si se contemplan algunas mínimas precauciones al trabajar con material de vidrio se pueden evitar los accidentes más comunes. Estas precauciones son:

    • Al usar material de vidrio, verificar su estado.
    • Cualquier material de vidrio que esté astillado debe ser rechazado.
    • Los vidrios rotos, que tengan fallos, zonas deterioradas o puntos débiles deben ser descartados en un recipiente apropiado.
    • Recordar que el vidrio caliente puede tener la misma apariencia que la del vidrio frío.
    • Usar siempre un trozo de tela para proteger la mano cuando se lo esté introduciendo en orificios.
    • Lubricar los tubos de vidrio (termómetro, etc. ) antes de insertarlos en tapas de goma o de corcho.
    • Nunca usar mangueras de látex viejas. Hacer las conexiones necesarias utilizando mangueras nuevas y pinzas adecuadas.
    • Antes de colocar un tubo de goma en la oliva, mojar con glicerina o parafina para evitar que se pegue.
    • Para manipular material de vidrio, siempre que sea posible, utilizar antiparras, pinzas aisladas y paños.
    • Tener cuidado especialmente al trabajar con sistemas al vacío o a presión.
    • Los desecadores al vacío deben ser protegidos con cinta adhesiva y colocados en rejillas de protección adecuadas.

     

    Antes de iniciar algún experimento, verificar que todas las conexiones y uniones estén seguras.

    Ejemplos de manejo seguro de elementos de vidrio:

    Ejemplo de manejo seguro del vidrioEjemplo de manejo seguro del vidrioEjemplo de manejo seguro del vidrio

     

    Trabajo bajo presión

    Para trabajar con vidrio se tienen que considerar los límites de este material en el caso de cambios de temperatura y de esfuerzos mecánicos y de cumplir con las estrictas medidas de precaución. Para el trabajo bajo presión se tienen que observar otras reglas:

    • Utensilios de vidrio que están bajo presión o vacío, como por ejemplo, frascos de succión o desecadores, tienen que ser tratados consumo cuidado.
    • Para evitar tensiones en el vidrio, los recipientes evacuados o sometidos a presión no deberán ser calentados desde un sólo lado o con llama abierta.
    • Antes de efectuar cada evacuación o cada esfuerzo por presión, se tendrán que someter los recipientes de vidrio a un control visual con respecto a su perfecto estado (rasguños fuertes, golpes, etc.). Recipientes de vidrio dañados no deberán ser utilizados para trabajos con presión o vacío.
    • Nunca exponer los utensilios de vidrio a variaciones repentinas de presión (por ejemplo, nunca ventilar repentinamente los utensilios de vidrio).
    • No someter a presión o vacío los vidrios de laboratorio con fondo plano (por ejemplo matraces de Erlenmeyer).

     

    Consejos de seguridad

    1. Antes de utilizar vidrio de laboratorio, éste tendrá que ser examinado con respecto a su aptitud y a su perfecto funcionamiento.
    2. El vidrio de laboratorio defectuoso representa una fuente de peligro que no debe ser menospreciada (por ejemplo: lesiones por corte, quemaduras, riesgo de infección). Si una reparación de estos utensilios, según las normas del ramo, no es posible o no es conveniente desde el punto de vista económico, tendrán que ser desechados de forma reglamentaria.
    3. Los medidores volumétricos de vidrio, como matraces graduados, probetas graduadas y demás, no deberán ser reparados si están dañados. Por la acción del calor intenso pueden quedar tensiones en el vidrio (riesgo de rotura muy elevado) u originarse variaciones permanentes del volúmen.
    4. Si algún utensilio de vidrio se ha sobrecalentado accidentalmente, debe comprobarse mediante luz polarizada que no presenta tensiones antes de utilizarlo nuevamente.
    5. No exponer nunca los materiales de vidrio a variaciones repentinas de temperaturas: no sacarlos calientes de la estufa de secado y colocarlos sobre una mesa de laboratorio fría o incluso mojada. Esta regla se aplica en particular a los utensilios de laboratorio de paredes gruesas como frascos de succión o desecadores.
    6. Es peligroso acortar las probetas graduadas. Si el largo definido según las normas se acorta desde la línea superior hasta la boca, el peligro de derramar sustancias químicas al llenar excesivamente es más grande, por lo que la seguridad en el trabajo ya no está garantizada.
    7. Montar los aparatos con soportes adecuados de tal modo que tengan buena estabilidad y estén libres de tensión mecánica. Para compensar tensiones o vibraciones, utilizar por ejemplo fuelles de PTFE.
    8. Aunque no presente deterioros visibles, el material de vidrio que haya sufrido un golpe fuerte no debe someterse a presión, vacío o cambios bruscos de temperatura.
    9. Para desechar el vidrio de laboratorio, no se debe deponer en contenedores de vidrio viejo normal, ya que puede generar problemas al fundirlo con otros fragmentos reciclados, dado su alto punto de fusión. Por eso, lo correcto es desecharlo con la basura casera (basura residual), a no ser que el vidrio tenga adheridas sustancias dañinas o contaminantes.
    Comentarios
    Deja tu comentario Cerrar