Resultados para:
Todas las categorías
    Menu Cerrar

    Tiras de 8 tubos con tapas ópticas separadas 0,2ml, libre de RNasa y DNasa, estéril y autoclavable x 120u.

    PN: 5100217C/P
    Fabricante: Capp
    Los tubos de PCR de pared delgada CAPP Expell están altamente optimizados para un rendimiento de PCR excepcional en una amplia gama de termocicladores. Estos tubos de PCR innovadores y libres de RNasa son el resultado de años de investigación sobre el diseño más óptimo para los tubos de PCR junto con un trabajo minucioso para garantizar que cada producto sea tan perfecto como el primero. Los resultados hablan por sí mismos y nos complace presentar al mundo los mejores tubos de PCR de la gama de productos de PCR CAPP Expell. Exploraremos algunas de las características definitorias de estos tubos de PCR avanzados de pared delgada.
    Disponibilidad: En stock
    $ 10.576,95 + IVA
    i h

    Los medidores de pH se utilizan para medir la acidez y alcalinidad de muestras de laboratorio. La elección de la sonda (electrodo) del medidor de pH correcta es importante para configurar el instrumento a su tipo de muestra. Por ejemplo, se pueden utilizar electrodos con cuchillas de acero inoxidable para medir directamente el pH en muestras sólidas, como alimentos.

    Al comprar un medidor de pH, los laboratorios deben considerar qué tan fácil es calibrarlo y usarlo, y la precisión del instrumento.

     

    5 preguntas para hacerse al momento de comprar un medido de pH:

     

    1. ¿Qué tan preciso es el instrumento y qué nivel de precisión necesita para su aplicación?
    2. ¿Qué electrodos están disponibles y son compatibles con sus necesidades de muestra?
    3. ¿Qué pasos implica la calibración del instrumento?
    4. ¿Qué tan fácil de leer es la pantalla del medidor de pH?
    5. ¿Se puede conectar fácilmente el instrumento a su LIMS u otro software de gestión de laboratorio?

    Tip de mantenimiento

    Para mantener su medidor de pH en plena forma, querrá limpiar las sondas con regularidad, ya sea cada semana o cada mes, según su aplicación.

    Los profesionales del laboratorio siempre deben seguir las instrucciones del fabricante para limpiar o reemplazar sus sondas, ya que algunas soluciones pueden dañarlas.

    Por lo general, las sondas también deben reemplazarse cada 12 a 18 meses.